Los desafíos que enfrentan los Meeting Planners en la actualidad son muchos y cada vez más grandes, por lo que para sobrevivir en esta industria debes tener una visión periférica en donde lo mínimo por hacer es estar constantemente informados, capacitados, atentos ante los cambios  que se avecinan y sobre todo resistir.

Los organizadores han recorrido un largo camino, desde aquellos tiempos en que hacían reservas de hoteles o enviaban los tickets de avión por correo tradicional, hasta el día de hoy que se enfrentan a grandes brechas generacionales, cambios en el comportamiento del mercado, innovaciones tecnológicas, e incluso regulaciones hacendarias, aspectos que influyen directa e indirectamente en el éxito del trabajo de un organizador de eventos.

Hoy, el desafío por enfrentar es que los clientes estén informados, es decir, que conozcan la diferencia entre un organizador de eventos profesional y certificado, de aquéllos que solo dicen serlo. Aquí el problema principal es que la industria no ha podido del todo penetrar en el conocimiento de los clientes, hacerles ver la diferencia y orientarlos en lo que deben recibir de un organizador profesional para que no solo se enfoquen en buscar ciertos servicios, sino la estrategia integral del evento.

Desafíos vs oportunidades

Desafortunadamente nuestra industria no tiene regulaciones que puedan avalar al 100 por ciento las habilidades, herramientas y resultados de un meeting planner, por lo que hacerse pasar por un organizador profesional es sencillo, atreviéndose a ofrecer todos los servicios para todos los eventos (congresos, convenciones, viajes de incentivo, exposiciones, bodas, eventos masivos, graduaciones, etc.) Me atrevo a decir que solo un puñado de empresas en México tiene la capacidad de hacerlo.

Lo más preocupante de todo, es que tampoco existe una entidad que vigile a esta clase de compañías, y ya nos hemos enterado de fraudes importantes que desafortunadamente se han hecho. Lo malo para los organizadores es que los clientes una vez que pasaron por una mala experiencia no confían en las empresas que sí son profesionales. Además, todo se vuelve un círculo vicioso, ya que esos “organizadores” dan precios muy bajos y además ofrecen hacer TODO. Pero cuando llega una empresa profesional, con los costos reales, no confían en ellos y los consideran “muy caros”.

Estrategias contundentes

La solución más importante es la capacitación de los clientes, hacer una estrategia hacia dentro de la industria de reuniones para que se busquen a verdaderos profesionales. Instruirlos para que sepan cómo detectar al pseudo organizador que les puede hacer una mala jugada. Es todo un reto, pero es vital que la industria pueda organizarse y hacer una serie de normas que se hagan públicas con otras industrias. Pero claro, se necesita organización y trabajo en conjunto, sobre todo de los mismos Meeting Planners y PCOs.

También sería muy importante que se dieran a conocer hacia afuera de la industria, las certificaciones que los avalan, como la Certified Meeting Professional (CMP), Certified Exhibition Management (CEM), Certified Meeting Manager (CMM), Certified Association Sales Executive (CASE) y que les explicáramos cuál es la finalidad de cada una de ellas. Así, el que conozcan que hay una industria establecida en nuestro país, con capítulos de asociaciones internacionales y nacionales de organización de eventos, será de gran ayuda para que los clientes tengan confianza en la gente profesional que no solo organiza sino que plantea una estrategia para el ganar –  ganar tato del cliente como del organizador.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here