Ahora que ha finalizado la jornada electoral en la que la ciudadanía salió a ejercer su derecho al voto, desde mi punto de vista sucedió un fenómeno interesante que giró en torno de la Industria de Reuniones, al cual se le puede denominar como “Turismo Político”.

Y se trató de la participación de todos aquéllos interesados en dar seguimiento y vigilancia a los comicios, es decir, los observadores electorales tanto nacionales como internacionales, que tuvieron como objetivo transmitir a la ciudadanía todo aquello que se desarrolló en cuanto a actividad electoral.

Observadores electorales

De tal forma que, al estar asignados a una entidad de la República Mexicana, como fue el caso de los más de 711 observadores electorales extranjeros registrados ante el Instituto Nacional Electoral, fue creada una una agenda y por ende una logística especial para atenderlos desde su transporte aéreo y terrestre, así como sus traslados, hospedaje, alimentos y por supuesto el entretenimiento.

A esto mismo, se suman las actividades que realizaron los propios candidatos a elección popular, al realizar sus campañas proselitistas, en compañía de su equipo de trabajo así como gente de apoyo, lo mismo que los medios de comunicación que les dieron seguimiento, y uno que otro curioso, que nunca faltan en estos procesos.

No sin antes, incluir a los equipos de avanzada de los aspirantes y partidos políticos, quienes a su vez, contaron con sus propios equipos de campaña, los cuales fueron factores de gran beneficio para los prestadores de servicios y proveeduría para eventos.

Eventos de campaña.

Algo que en el caso de los observadores electorales, su logística estuvo a cargo de los Organismos Públicos Locales o OPLEs como comúnmente se les conoce o bien, los hermanos pequeños del INE, quienes desarrollaron la agenda de actividades para cada uno de los asistentes.

A lo que por si fuera poco, se le sumaría también el inicio de las vacaciones de verano, y un cúmulo incontable de turistas ansiosos de salir de la rutina. Coincidiendo entonces, con un momento emocionante para la economía del país, que contribuyó a llegar aproximadamente a los 378 millones de pesos, de acuerdo con información de la Confederación de Cámaras Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CONCANACO-SERVYTUR).

Y que visto en su conjunto, no solo tiene que ver de igual forma con la Industria de Reuniones, sino que ello afortunadamente contribuye también, en la generación de una importante derrama económica para el país.

Cierre de campaña. Foto, Gustavo Petro.

Por lo que definitivamente cada evento por muy ajeno que parezca, tiene cabida en las reuniones, y puede representar una oportunidad para toda la cadena de valor y los meeting planner, tal y como lo fue el caso de la pasada contienda electoral.

Sí ya se habían dado cuenta de ello, felicidades, sino, ¡ABUSADOS! Al final del día, todos los caminos llevan a la INDUSTRIA DE REUNIONES.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here