Hoy por hoy, AIPC tiene una fuerte y estable membresía y además financieramente hablando, se encuentra en muy buena posición. Sostiene un complemento de programas que son adecuados para nuestros objetivos organizacionales, mismos que están bien respaldados por cada uno de los que integran esta asociación. Como resultado, nos concentramos apropiadamente en cómo podemos construir de la mejor manera, desde esta posición de fortaleza, para llevar a AIPC al siguiente nivel.

Aloysius Arlando, Presidente de AIPC.

En ese aspecto, quiero enfatizar que desde nuestra posición central como asociación –y lo que nos distingue de otras organizaciones de la industria- es nuestra orientación específica en la administración de recintos, al tiempo de ser un organismo verdaderamente internacional con una amplia membresía y con una perspectiva global.

Más recientemente, hemos estado impulsando el nexo entre los recintos y el desarrollo socioeconómico de las ciudades, con importantes inversiones en activos que administramos y con el espectro de eventos que organizamos –reuniones de asociaciones, eventos en vivo, eventos corporativos, exposiciones- para la mejora de las ciudades en las que se encuentran dichos recintos. Esto, creo, es nuestra mayor fortaleza.

Sin embargo, al mismo tiempo nuestro enfoque global debe incorporar las cuestiones específicas de cada región, para que sigamos siendo relevantes a nuestros miembros, así como una autoridad para la industria de todo el orbe. En mi opinión, hay varias maneras de hacer esto:

Primero, debemos asegurarnos de que sigamos teniendo una membresía bien equilibrada y de que nuestros programas se dirijan a todas las regiones donde existe una industria activa. Esto es clave para tener una presencia relevante a escala mundial.

En segundo lugar, debemos reconocer que no podemos operar sobre una base “única para todos”. Existen diferencias entre las distintas regiones y debemos asegurarnos de que entendemos esas diferencias lo suficientemente bien como para poder adaptar nuestras actividades a los problemas y expectativas en cada región. Necesitamos socializar los planes de nuestra asociación con las asociaciones y miembros en aquellos lugares donde tenemos presencia, para que esos planes puedan abordar mejor los intereses y preocupaciones específicas y así capitalizar más oportunidades en las diferentes regiones.

En tercer lugar, debemos realizar un particular esfuerzo para conectarnos con otras organizaciones de la industria que comparten nuestra visión, a fin de fortalecer lo que podemos ofrecer a los miembros y hacer que la implementación de nuestros programas sea más eficiente. Al hacerlo, seguimos contribuyendo al avance y reconocimiento general del sector.

Creo que la colaboración con los miembros y con las organizaciones que comparten nuestra visión es la mejor manera para que AIPC sea relevante en un panorama en donde la industria está en constante evolución. Así, hacemos también un mejor uso de nuestros recursos al crear la influencia necesaria para nuestras inversiones en nombre de los miembros de la asociación, para temas de educación, concientización y vocación.

Finalmente, debemos continuar nuestro trabajo para hacer que AIPC sea la principal autoridad mundial en cuanto a recintos internacionales. Tenemos que ser vistos como una parte clave de la estructura existente de la industria, deben vernos como un líder en términos de la evolución de la misma, en cómo los nuevos participantes están siendo educados en su rol de recinto como un elemento esencial en la planeación y desarrollo económico de cualquier destino. Esto será crucial para asegurar que estamos gestionando y direccionando nuestro propio futuro, en lugar de delegar ese rol a otros que quizá no compartan nuestras prioridades.

Nuestra cercana conexión con JMIC facilita la clase de enlaces y de credibilidad que necesitamos para perseguir estos objetivos, ya que muchas de las otras organizaciones internacionales del sector con las que más nos gustaría colaborar son socios activos en JMIC.

Y para responder a las diferentes demandas de las distintas regiones, tengo la intención de trabajar estrechamente con los miembros del Consejo Directivo de AIPC, ya que cada uno de nosotros representa el interés de la región en la que nos encontramos. Esto, para poder llegar mejor a nuestros miembros, asegurarnos de satisfacer sus necesidades y para traer perspectivas frescas a la asociación.

Los programas actuales de AIPC ayudan mucho a satisfacer estas necesidades. A través de nuestra sabiduría colectiva, desarrollamos nuestro acervo de programas AIPC para ser aún más relevantes en el futuro de lo que somos hoy.