Reconocido internacionalmente como un destino de vanguardia médica y en diversos casos pionero en el desarrollo y tratamiento de padecimientos médicos, sumando a ello por supuesto las diferentes variaciones de un mercado financiero que beneficia sin duda al turismo médico de los Estados Unidos y Canadá principalmente.

Atenderse medicamente en nuestro país resulta ser una excelente opción para el paciente extranjero, ya que su inversión conlleva un proceso de calidad, calidez y el servicio personalizado de personal e instituciones, misma que no solo se queda dentro de la institución médica sino que permea permea y expande su crecimiento hacia otros rubros de su cada vez más amplia cadena de valor.

Estados Unidos y Canadá, el principal mercado.

Así, con cifras en 2016 que calculaban al menos el arribo de más de un millón de pacientes extranjeros (incluidos los migrantes) quienes se han sometido a algún tratamiento médico. Estimaciones del sector indican que en poco más de 10 años, esta rama conjugada por el turismo y la medicina triplicará el ingreso neto de estas divisas al país. De modo que si bien en 2006 se contó con un ingreso de alrededor de los 1,544 millones de dólares.

En 2016, ProMéxico (institución dedicada no solo al estudio y análisis de los sectores industriales y crecimiento, sino a la promoción del comercio y la inversión internacional impulsando la participación activa del país en el panorama internacional, y al parecer próximo a desaparecer) en uno sus estudio destacó el comportamiento del turismo médico con al menos una derrama de alrededor de los 3,000 millones de dólares anuales.

Fuente ProMéxico.

Y es que si bien actualmente este sector cuenta con al menos 20 clústers médicos en nueve estados del país como son la Ciudad de México, Monterrey, Tijuana, León, Guadalajara, Chihuahua, Sonora, Yucatán y Cancún, conformados por al menos 60 hospitales. Estimaciones de esta misma institución destallan que en los últimos dos años, este segmento ha generado una derrama económica de por lo menos 4,798 millones de dólares anuales, gracias al poco más de un millón de pacientes extranjeros que llagan al año a nuestro país para atenderse de algún padecimiento o intervención estética.

Siendo los procedimientos médicos más recurridos: la cirugía plástica, estética o reconstructiva, odontología, cardiología, cirugía ortopedia, cirugía bariátrica, fertilidad, trasplante de células, órganos y tejidos, cirugía ocular y diagnósticos.

La cirugía plástica, cardiología, cirugía bariátrica, y fertilidad, los procedimientos médicos más recurridos.

De esta forma, con un valor de industria de más de 3,000 millones de dólares y cifras de crecimiento anual estimada del 7 %, tan solo en los próximos 3 años. El turismo médico es un elemento que debe crecer en la misma proporción de su actualización, servicio y  profesionalismo. Aún y cuando su principal impulsor se encuentre en el inconstante tipo de cambio actual y la variación peso-dólar, que en los últimos meses hemos experimentado.

Y cuidarlo cual electrocardiograma, para evitar picos o valles pronunciados de atención, precio, servicio y calidad, donde después, no nos salga más caro el remedio, que la enfermedad.