Sin duda el 2018 ha sido un año interesante y de grandes cambios. La incertidumbre en los ambitos económicos, políticos y sociales hizo que en algún momento pensáramos de qué forma podríamos reinventarnos en todos los aspectos, sobre todo en los patrocinios que son parte fundamental de la realización de eventos y que de alguna manera se podrían ver afectados por la situación. Cifras del estudio The future of event sponsorship, menciona que el 53% de los organizadores están en un constante trabajo para conseguir patrocinios para su evento y que tan solo el 10% no recurren a ninguno.

Dichos datos nos ubican perfectamente a identificar patrocinadores sólidos, además de los que tus clientes desean conseguir para su evento. Las campañas de marketing on line han crecido exponencialmente y contribuyen a mejorar la presencia continua, gracias a sus innovadoras herramientas las cuales llegan a una audiencia más grande y específica, por lo que los patrocinadores saben perfecto a qué audiencia están llegando.

Y es con la finalidad de llegar al público objetivo que algunas empresas o asociaciones están produciendo sus propias reuniones alternas, en donde invitan a clientes y prospectos a asistir y se valen de herramientas digitales para generar más ingresos, a veces logrando 10 veces el ROI.

La despedida del oro, la plata y el bronce  

Sin embargo, en muchos eventos se siguen utilizando los mismos “paquetes” que se han ofrecido desde hace mucho tiempo, y créeme que si un banner común con el nombre de la asociación ya no es funcional, tampoco lo son las clasificación del pasado. Resultan anticuadas y deben transformarse hacia algo más personalizado.

Y es que la premisa principal es abrazar el cambio y aferrarse a él.  Y aunque las reuniones cara a cara no van a caducar ni serán igualadas, las necesidades de los patrocinadores si han cambiado y a ellos si debemos adaptarnos si los queremos como nuestros aliados.

A continuación, cinco puntos a considerar para adaptarnos al futuro de los patrocinios.

Investigación

Una vez que tengamos nuestro evento, hay que pensar en el tema. Parece absurdo decirlo, pero la investigación es fundamental para atraerlos. Si buscas un patrocinio para un evento acerca de alimentos y bebidas, por ejemplo, considera posibles empresas reconocidas en ese ámbito, utensilios de comida, revistas, insumos, etc.

Fortaleza

Si la percepción del evento que vas a organizar es de autoridad, liderazgo y frescura, con seguridad serán más sencillos de conseguir. Así, crear contenido valioso donde los patrocinadores puedan tener una interacción con la información que se genere, justificará su presencia y seguramente se irán felices, ya que sentirán que existe apoyo para alcanzar sus objetivos.

Personalización

Cuando hagas la propuesta de patrocinio piensa en la empresa y sus necesidades. No les des la misma presentación que a todos, haz algo personalizado y menciónales de qué manera ellos van a poder hacer negocios. Puedes hablar de cuánta visibilidad tendrá su logo, sin duda, para algunas personas todavía es muy atractivo, pero no pertenece a los patrocinios que se buscarán en un futuro.

Lo que los patrocinadores quieren son datos sólidos: Perfiles, clics, generación de datos de cuántas personas pasaron por su booth. Piensa en valerte de la tecnología para poder tener métricas más certeras.

Creatividad es la clave

No podemos convencer sino les damos experiencias innovadoras. Por qué no hablarles de instalar su marca en las salas de descaso o en lugares diseñados para hacer negocios. Las personas cuando están cómodas tienen una mente más flexible y sin duda podrán estar atentos a estímulos externos. Recuerda que se pueden crear experiencias que pueden ser inolvidables tanto para el visitante, como para el patrocinador.

Crear oportunidades.

Dales la flexibilidad para poder idear y soñar con su patrocinio perfecto, por supuesto al final tendrás que aterrizarlo a la realidad, pero de ahí puedes sacar muchas ideas y crear oportunidades para que él se sienta satisfecho y se enganche con el evento.

Finalmente, una de las actuales reglas es que si un paquete de patrocinio no se vende, es porque está defectuoso. ¡Deshazte de él!