El platino es un elemento escaso en la Tierra que cuenta con propiedades tan específicas y notables que es considerado como un metal mucho más preciado que el oro. Gracias a ese valor, se dice que cuando se cumplen 70 años de matrimonio se llega a las bodas de platino.

La naturaleza de este metal lo define como maleable, resistente, es sólido y brillante, tal y como sucede con una organización que este mes de febrero alcanzó siete décadas de existencia, convirtiéndose en una base esencial para la Industria de Reuniones del mundo: El Events Industry Council (EIC)

Como sucede con el platino, el Events Industry Council se ha arraigado a lo largo del tiempo para convertirse en una instancia sólida, que no solo aporta sustento y dirección a la industria de los eventos, sino que también la ha encaminado para hacerla competitiva con la promoción de altos estándares y profesionalismo; además de brindar información y datos necesarios para entender su valor y su aportación en las economías y sociedades del mundo.

El EIC tuvo sus orígenes en febrero 1949 cuando cuatro organizaciones preocupadas por los problemas de los llamados “negocios grupales” deciden reunirse para conformar el Convention Liason Commitee (CLC) que tuvo como primera enmienda realizar un folleto (“Group Business Unlimited”) en el que se expusieron las oportunidades y desafíos que ofrecen las empresas grupales en los hoteles.

Conforme la industria fue creciendo y demando líneas claras de cómo y a dónde debía dirigirse este organismo convino crear un manual de enlace, para después realizar su Primer Foro Abierto sobre Convenciones y Planificación de Reuniones en 1970.

Tres años más tarde se aprobó un nuevo plan de acción, estatutos y criterios de membresía para este que organismo se solidificará. Para 1974 entonces el organismo decidió cambiar su sombre por el de Convention Liasion Council (CLC) para sumar en ese entonces ocho miembros.

En la década de los 80’s el CLC específicamente en 1985 lanzó un programa que buscaría mejorar el conocimiento y rendimiento de los profesionales de los eventos, el Certified Meeting Professional (CMP) en el que se graduaron 21 expertos del sector.

También en ese mismo año se lanzó el “Hall of Leaders” con la finalidad de honrar a las personalidades de la industria que han hecho de ella lo que es hoy.

Años más tarde el CLC creó un glosario en el que se incluían los términos y conceptos que están relacionados con la industria de eventos. Y en 1993 publicó su primer Estudio de Impacto Económico el cual fue conducido por Deloitte & Touche.

Durante los 90’s también se realizó el primer Conclave de CMP’s reuniendo a 46 profesionales, y para la segunda mitad de esa década, el CLC se reestructuró con un nuevo Consejo de Directores que incluía asientos permanentes para miembros de importantes organizaciones de la industria: American Society of Association Executives (ASAE), Meeting Professional International (MPI), la International Association for Exhibition Management (IAEM, ahora IAEE)y la Professional Convention Management Association (PCMA).

En la última década del siglo XX y entendiendo que el mundo se volvía digital, se construyó el portal web www.conventionindustry.org; además en 1999 el CLC volvió a cambiar su nombre por el de Convention Industry Council (CIC) el cual reflejaba de una manera mucho más estratégica la importancia de las reuniones, significando para ese entonces la afiliación de 30 instancias nacionales e internacionales que en conjunto aglomeraban a 81 mil individuos y 13 mil empresas.

El CIC en el 2000 decide lanzar una campaña de promoción para apoyar sus programas y crear conciencia de éstas. Acto seguido también lanzó una iniciativa (Accepted Practices Exchange –APEX-) para crear una serie de prácticas delimitadas por líderes de los nueve segmentos de la industria de reuniones que se enfocaron en siete temas esenciales: terminología, historia, post informes de eventos, RFP’s, Curriculum Vitae, órdenes de trabajo, perfiles y sitios de las reuniones, alojamientos y contratos, un ardua tarea que llevó cinco años.

Para el 2002 el CIC ya contaba con 30 miembros nacionales e internacionales que incluía a 98 mil individuos y 15 mil empresas. También como parte de sus esfuerzos dos años más tarde creó el Green Meetings Task Force Report para crear directrices y mejores prácticas para los llamados eventos verdes. También antes de que acabará la primera década del milenio el CIC desarrolló un estudio sobre la importancia de la industria en la economía de Estados Unidos, que en ese entonces aportaba 106 mil millones de dólares del PIB.

Sabiendo que la especialización es fundamental en el sector en 2013 el CIC lanzó un examen de sub-especialidad para eventos de salud, atrayendo a una clase de 54 CMP’s que obtuvieron la acreditación de CMP’s-HC. Años siguientes se lanzaron estudios sobre la importancia del ancho de banda en los eventos y una aplicación CMP en línea que permite a los candidatos dar seguimiento a su formación educativa, así como datos e información para programar su examen.

En los últimos años el CIC lanzó, el reconocimiento “Pacesetter Award” para reconocer a los líderes emergentes, también lanzó un programa de gobierno para los CMP’s, anunció que el Green Meetings Industry Council (GMIC) se convertiría en un consejo dentro del organismo para promover eventos verdes.

Hasta que en 2017 el CIC decidió renombrarse como el Events Industry Council (EIC) para brindar una nueva identidad visual tanto al organismo como al programa de CMP’s. Finalmente el año pasado, en un esfuerzo monumental el ahora EIC dio a conocer el estudio Global Economic Significance of Business Events en el que se incluyeron a 180 países y se estableció que el PIB que generaron en 2017 los eventos fue de 621.4 mil millones de dólares.

No te olvides de leer: Está listo el estudio sobre la importancia de la Industria de Reuniones

Muchos han sido los esfuerzos que el Events Industry Council (EIC) ha realizado a fin de consolidar al Industria de Reuniones a lo largo de siete décadas, sabiendo adaptarse y responder asertivamente al entorno global que cambia año, con año y en el que se suman cada vez más profesionales que encuentran en los eventos, no solo su vocación, sino una manera de cambiar al mundo detonando economías, sustentado sociedades y contribuyendo en la educación, formación y vinculación de todos aquellos que usan a los eventos como puntos de encuentro.

El platino es sólido y brillante, maleable y resistente, tanto como el Events Industry Council y sus setenta años de historia.