Reconocida como Una de las mujeres más talentosas de Latinoamérica, no solo por su inteligencia, sino por su gran calidad humana es, Ana María Viscasillas quien ha tenido una importante trayectoria de más de 25 años en la Industria de Reuniones no solo de Puerto Rico, de donde es originaria, sino también en países como Estados Unidos, Latinoamérica y el Caribe.

Fue la primera mujer en ocupar el cargo de Presidenta del Bureau de Convenciones de Puerto Rico y formar el Programa de Embajadores, así como el lanzamiento de apertura y comercialización del Centro de Convenciones de Puerto Rico en 2005.

Además de ser Coordinadora en Destination International, forma parte de la Mesa Directiva de PCMA International, Vicepresidenta de COCAL y fundadora de Business Tourism Services, una compañía que da consultoría y planificación estratégica a la Industria de Reuniones global.

¿Qué tan importante es que se conmemoren a las mujeres?

A mí me educaron en casa que con que uno celebra la amistad y la vida todos los días, pero siguiendo la trayectoria mundial me parece muy importante y muy apropiado que se tome un día para valorar lo que hacen las mujeres, la igualdad que nos merecemos. Y lo importante es que ya hay países que están reglamentando para que esa igualdad sí se vea. Así que me parece muy a tono y muy importante en la Industria de Reuniones, ver a tantas mujeres que están organizando y coordinando eventos alrededor del mundo.

¿Cuál es tu opinión de las mujeres en la Industria de Reuniones en el ámbito internacional?

Al pasar de los años se valora a un más el intelecto, y no lo digo porque somos mujeres, sino porque tenemos la capacidad de poder hacer conexiones, de poder valorar diferentes tiempos, diferentes culturas y hay que seguir apostándole a eso.

Las mujeres tenemos una gran atención al detalle y en esta industria eso es muy importante y si lo llevamos a la connotación internacional, me parece que cada año se van instalando más peldaños donde hay más mujeres en puestos importantes, hay más mujeres liderando empresas, con un asiento en la mesa directiva de grandes compañías. Y es a eso a lo que debemos seguir apostando y apoyando. No solo por el hecho de ser mujeres y lo que valemos, sino por lo que hacemos. Debemos enseñarles a las nuevas generaciones que viene detrás, que tú puedes hacer de lo que tú quieras, lo mejor. Que la profesión que tú elijas, puedes llegar a ser la mejor. No hay techos de cristal que te impidan llegar por solo el hecho de ser mujer.

¿Crees que siga costando trabajo que las mujeres tengan cargos directivos?

Siempre hay espacio para mejorar y todavía falta camino por recorrer, sin embargo, me da mucha alegría cuando en representación de COCAL asisto a las reuniones del Events Industry Council y veo que ya existe la presencia de más mujeres. Sin embargo, falta oportunidad y espacio para nosotras, por eso hay que seguir rompiendo esquemas y celebrar cuando las oportunidades se dan y reconocer cuando del sexo opuesto nos dan esas oportunidades. Creo que al final, hay que valorar el intelecto que tenemos, en lo que podemos contribuir no importa si eres hombre o mujer cuanto bien lo puedes hacer y cuanto más puedes contribuir a la empresa. Creo que ahí falta camino que recorrer.

Hoy en día sí se están abriendo espacios para las mujeres, pero si también el tema de la inclusión ha ayudado muchísimo, no solamente inclusión cultural y respetar otras culturas y creencias, sino también que haya más representación femenina y creo que sí lo estamos viendo.

Hace 30 años no veíamos gerentes generales de hoteles y hoy en día es lo más natural de este mundo, de la misma manera los puestos de voluntariado que se están dando, la oportunidad a más mujeres y donde están sobresaliendo de manera muy positiva. Pero sigo pensando que debe haber más espacios y oportunidades.

Como mujer ¿Cuáles han sido tus principales retos en esta industria?

He sido muy afortunada, me inicié en una industria en donde la gran mayoría eran hombres y hacer camino era demostrar que uno lo podía hacer. En mi caso, me consideraron para ser presidenta del Bureau de Convenciones de Puerto Rico, fui la primera mujer seleccionada para el puesto por la junta de directores de manera unánime. Eso para mí fue un gran alago ya que se asignaba por trayectoria y por el alcance que podías ofrecer. Y te puedo decir que fue un reto muy interesante porque además de que era mujer, era una mujer joven y ese ímpetu y esas ganas que uno le pone a veces del otro lado, se ve de un crisol diferente.

Te diría que en Latinoamérica se habla de inclusión a la mujer, pero me parece que aún nos hace falta camino, que se nos valore por lo que hacemos. Siempre digo que hay que buscar la vuelta y creo mucho en que te toque la oportunidad de estar en el sitio correcto en el momento correcto y te diría que si la oportunidad no llega a ti créela, que seguro se va a dar.

¿Cuál sería tu recomendación a las mujeres que están buscando espacios para desarrollarse en esta industria?

Mi primera recomendación es no tengamos miedo. Escucho de repente: ´para qué lo voy a hacer si van a nominar a otra persona y no voy a ganar´, si no te tiras al medio, nunca vas a saber si lo vas a lograr o no. Entonces es atreverse y hacer la diferencia. Nosotras podemos hacer como se dice en inglés mucho multitasking y hay que aprovechar esas habilidades.

Y si ya estás comprometida con una organización y quieres poder invertir ese tiempo en trabajo voluntario, no tengamos miedo de darte esa oportunidad. En mi caso me siento honrada y bendecida cuando se me invitaron a formar parte de la mesa directiva de PCMA, yo decía, pero con tantas personas con la misma edad que yo, con más experiencia y afortunadamente pasé el proceso de entrevistas y me llevé la gran satisfacción de ser seleccionada. Y en gran parte es perder el miedo, decir las cosas como son, poner en una balanza cuando se debe decir también No. Tenemos la capacidad de ser trasparentes, en ingles hay una palabra que se dice mucho: deliver, es decir, siempre y cuando tu tengas la capacidad, tengas los resultados, el futuro es de uno mismo.