Compartir

“¿Cuáles serán los retos con el tema de la virtualidad en los eventos como organizador?  Cuidar la seguridad, si bien ya no física, sí cibernética. De tecnología, de DATA así como el networking”, advertía puntual y anticipadamente David Hidalgo, General Director de IBTM Americas.

Cuando minutos más tarde y durante la presentación de otro de los ponentes de esta video conferencia, sucedió lo que temíamos y aunque ‘considerable’ por el hecho de poder echar a perder el trabajo previo de varias personas en la organización de este webinar, así como también en cuanto al trabajo de los expositores por el simple hecho de preparase y presentarse para hablar ante un público interesado de diferentes nacionalidades en diversas partes del mundo.

Hoy, desafortunadamente le tocó a la Asociación de CVBs  de Latinoamérica & el Caribe, ser víctima de un IMBECIL de las redes sociales.

¿Pero por qué ‘considerable’ cuando logró hacer que se cancelara totalmente la charla al apoderarse de la pantalla con videos estúpidos y reproducir sonidos así como ruidos y audios similares a los de educación y valores?

Muy simple (y eso habrá que agradecérselo a este IMBECIL) por que no pasó de ahí, si bien solo dejó ver el PÁNICO que puede causar la intromisión de un inadaptado en un evento virtual al escribir un mensaje en el que decía haber “hackeado” los datos y las computadoras de todos los que ahí estábamos participando. Este IMBECIL solo infundió miedo y confusión en segundos a un público mucho menor en cantidad de los que en verdad se esperan y en gente acostumbrada a los imprevistos antes-durante y después de un evento (Y QUE OJO, NO ES CRÍTICA EN SU CONTRA NI TIENE NADA DE MALO, PUESTO QUE TODOS ACTUAMOS DE DIFERENTE FORMA ANTE UNA AMENAZA).

Pero sí, esto debe servirnos hoy como REFERENTE y APRENDIZAJE de lo que podría pasar en públicos mucho mayores y marcos de referencia muy diferentes. Pues como bien sentenciaba David Hidalgo previo a este incidente, la prioridad dentro de los eventos que estarán por venir, será el de seguridad, pero ya no física sino digital, pues se corre el peligro de que el miedo en los públicos, expositores o inversionistas provoque la migración en su participación y por ende el no volver a participar en un evento de nuestro destino o nuestra región.

Y esto, solo por al hablar de algo absurdo y similar a lo que nos tocó experimentar, pero que (ojalá y no suceda) podría ser mucho peor si fuera llevado acabo por auténticos hackers, crackers o por excesivo que parezca, terroristas cibernéticos.

Y es que solo baste decir que quien se dedica a robar información o a causar un daño serio y real, JAMÁS va a avisar sobre ello, toda vez que lo que busca es llevarlo a cabo sin que nadie se pueda dar cuenta y pase mucho tiempo antes de tener algún indicio de ello.

De modo que MUCHAS GRACIAS IMBECIL, porque gracias a ti y tu falta de respeto a un organismo y un sector, pero sobre todo a Alejandra Hernández de Destination Sustentability así como a Guy Bigwood de esta misma empresa, a David Hidalgo y Silvana Biagiotti, de Asociación de CVBs  de Latinoamérica & el Caribe.

Esto permitirá a toda la Industria de Reuniones de Latinoamérica conocer de este caso y poner manos a la obra ya, respecto del tema de seguridad tecnológica para que tú y otros de tu misma subespecie no puedan volver a interrumpir ni a cancelar un evento en primera instancia. Asimismo, dejará ver que habrá de ser más cautelosos en la forma en cómo convocar a un público real a eventos virtuales.

Pero sobre todo, podrá servirnos como referente para que las empresas, los meeting planners o PCOs sean más exigentes y selectivos a la hora de invertir en empresas o plataformas digitales para sus eventos, pues no bastará con decirse “líderes, reconocidas, inviolables, de amigos o conocidos”, puesto que no hay tiempo para tirar los de por sí reducidos presupuestos y experimentar con las cada vez más nerviosas y desconfiadas inversiones tanto de empresas como de expositores y asistentes.

Y es que la realidad una vez “finalizada” la contingencia será no permitir errores en la organización, planeación, desarrollo y finalización de los eventos, pues si bien pocas serán las empresas que han podido pasar el filtro de tres meses de inactividad, el siguiente obstáculo a sortear será el que brinde el ‘combo’ de adaptación, confianza networking y fidelización de sus públicos.

Y aunque lamentable lo ocurrido, de verdad agradezcámoslo por que el daño fue mínimo y donde una vez más la Industria ganó perdiendo.