Compartir

Con tan solo 37 de años de edad Jacinda Ardern se convirtió en una de las mujeres líderes más joven es del mundo, ello tras ser elegida democráticamente como la Primer Ministra con una aprobación del 55% de Nueva Zelanda, un país insular del continente de Oceanía que posee poco más de 5 millones de habitantes.

Jacinda fue elegida en 2017 representando al Partido Laborista y comenzó a ocupar su puesto como ministra en el mes de octubre de ese mismo año, desde entonces comenzó su función de dirigir ese país que se caracteriza por ser uno de los menos corruptos del mundo, por su alto nivel de educación y libertad económica, así como por su desarrollo humano, altos índices de democracia y por ser una de las naciones con mayor respeto por los derechos civiles a nivel global.

La carrera política de la actual Primer Ministra de Nueva Zelanda comenzó cuando ella apenas tenía 18 años y se hizo seguidora del partido que más tarde la apoyaría para convertirse en la líder política de su país. Jacinda Ardern nació y creció en la pequeña ciudad de Hamilton junto con su padres, Laurel quien trabajó como cocinera en una escuela y Ross quien era oficial de policía.

Tras graduarse de la Universidad de Waikato como Licenciada en Estudios de Comunicación en Política y Relaciones Públicas comenzó adentrase más en la política de su país trabajando en 2006 para la entonces Primer Ministra neozelandesa Helen Clark, para después aventurase a laborar en el gabinete de Reino Unido. Más adelante se hizo diputada y durante su gestión en el parlamento apoyó iniciativas para impulsar los derechos de los homosexuales y la pobreza infantil, ésta última fue una de sus promesas en campaña.

Ya con una carrera sólida, su partido la eligió como líder adjunta en 2017 unas semanas antes de que más tarde se celebraran las elecciones en Nueva Zelanda y de que ella se convirtiera en la primer ministra de esa nación. Su función laboral por otro lado no se vio para nada opacada por el hecho de que pronto se convertiría en madre, pues el apoyo de su pareja se hizo latente para desarrollarse en ambos roles.

Crisis que se traducen en logros

 A lo largo de casi cuatro años de gestión Jacinda Ardern ha enfrentado al menos tres retos significativos que le han valido para ser reconocida no solo en su país, sino mundialmente.

Jacinda Ardern, la mujer que SÍ domó el Covid-19

En ese sentido, en marzo de 2019 un hombre armado de nombre Brenton Harrison Terrant atacó dos mezquitas en Christchurch en Nueva Zelanda que cobró la vida de 51 personas. Como consecuencia el hombre australiano fue apresado, juzgado y condenado a cadena perpetua. Asimismo a raíz de este atentado Jacinda Ardern cambió las leyes de armas de su país en la que prohibió la venta de todas las armas semiautomáticas y rifles de asalto.

Más adelante, también en ese mismo año, pero en el mes de diciembre hizo erupción el volcán Whakaari, también conocido como White Island en donde perecieron 22 personas y como consecuencia se abrieron investigaciones para deslindar responsabilidades. Actualmente existen demandas por parte de los afectados y ante ello Ardern explicó que las investigaciones podrían tardar un año y las penas una vez que concluyan las pesquisas, podrían ser de hasta cinco años de cárcel para los implicados.

Por otro lado, el mayor desafío que todo líder político mundial enfrentó en 2020, incluida la Primer Ministra, Jacinda Arden; fue la llegada del Covid-19 y la contención de esta enfermedad que hasta marzo de 2021 globalmente ha significado el contagio de más de 116.7 millones de personas y la muerte de más de 2.5 millones de acuerdo con datos de Jonhs Hopkins University and Medicine.

Sin embargo para Ardern esta contingencia de salud mundial le ha valido para colocarse a ella y a su gobierno como los que mejor han hecho frente por actuar rápidamente ante la dispersión de esta enfermedad. Bajo una política denominada “dura y temprana” las acciones de contingencia impuestas en Nueva Zelanda no se hicieron esperar y tan pronto se dio el anuncio de pandemia en marzo de 2020 el país cerró todas sus fronteras y se mandó a cuarentena a toda la nación sin importar si eran ciudadanos o residentes en el país insular.

Las oportunas acciones de Ardern, la llevaron a anunciar en abril de 2020 la eliminación de la enfermedad en su país ya que no había una transmisión comunitaria generalizada y no detectada en Nueva Zelanda. Una batalla ganada que significó mucho para el pueblo neozelandés, pero también una esperanza para el mundo.

Nueva Zelanda registra números muy bajos de muertes y contagios por COVID-19

De hecho en enero de 2021 el instituto australiano Lowy sacó un ranking en el que se mostraron a los países que mejor gestión tuvieron en la pandemia y Nueva Zelanda encabezó el listado entre 98 países como el más competente ante la contingencia mundial, mientras que en contraste, México figuró en la penúltima posición, uno antes de Brasil que apareció como el peor rankeado.

Al día de hoy, y a un año de que inició oficialmente la pandemia en el mundo, Nueva Zelanda ha registrado 2,399 casos de Covid-19 y 26 muertes en todo su territorio de acuerdo con Johns Hopkins University and Medicine.

Jacinda Arden hoy tiene 40 años de edad y su futuro se vislumbra alentador ante los resultados que le ha dado a Nueva Zelanda, un país que nuevamente le dio la victoria al Partido Laborista que ella representa en octubre de 2020 tras las elecciones en la Cámara de Representantes.

La mujer, la política, la madre ha sabido dar equilibrio perfecto a los roles donde se desempeña, su liderazgo y su afán de ser congruente en lo que cree la ha colocado como una de las mujeres más influyentes del mundo en el listado de Forbes en la que aparece en la posición número 32. 

Pero sin duda, su mayor legado no solo nacional, sino mundial es que siempre será recordada como la mujer que SÍ domó el Covid-19. 

 

También lee: Gloria Guevara, liderazgo en tiempos de cambio

Compartir
Artículo anteriorKamala Harris, la justicia racial y de género
Artículo siguienteAngela Merkel, análisis y metodología de un líder
Comunicóloga con más de 14 años de experiencia en la Industria de Reuniones, (antes Turismo de Reuniones, antes Turismo de Negocios). He colaborado con medios impresos y digitales especializados en el rubro. Amante de los viajes y de conocer nuevas culturas, mi deseo es contribuir al desarrollo del sector, mostrando un lado más humano de los negocios y consciente para el cuidado del entorno social y natural.