Compartir

Con una visión internacional de la Industria de Reuniones enfocada totalmente en los cambios que esta generará en los proceso de negocio así como los protocolos de crisis de las empresas en el segmento MICE global, donde el cambio, la flexibilidad y la empatía serán los factores principales que conlleve cada estrategia o plan de negocio a desarrollar.

El Global Executive Vice President Corporate Division Coo, Asia Pacific MCI|APAC, Oscar Cerezales. Compartió mediante un webinar realizado por la Federación de Entidades Organizadoras de Congresos y Afines de América Latina (COCAL), algunos puntos relevantes sobre el nacimiento de un nuevo mundo del sector MICE antes durante y después de la contingencia del Covid-19.

Conocido por ser uno de los sectores mejor capacitados para adaptarse a los cambios con rapidez y flexibilidad. Hoy uno de los cambios que requiere la Industria de Reuniones en general por parte de la iniciativa privada así como de toda su cadena de valor se centra en la toma de decisiones planeadas, responsables y flexibles, destacó el conferencista desde Singapur.

“En el mundo MICE tendemos a escuchar lo que queremos escuchar”

Convencido de que esto no solo es lamentable sino un grave error en el que muchos «profesionales» e instituciones de la industria caen, toda vez que finalizado este periodo la industria se encontrará en otro mundo el cual no podrá ser peor, pero sí muy diferente del que dejamos atrás donde la opinión y el intercambio de ideas será más que necesario.

Con ejemplos de crisis que han transformado la industria por sus efectos masivos e impredecibles a nivel mundial como lo fue la Segunda Guerra Mundial, el ataque a las torres gemelas y los efectos del internet en los años 90s, Cerezales recordó que estos mismos hechos se han traducido en la generado nuevos modelos económicos e industriales en todo el orbe. Dejando en claro que únicamente los sectores más rápidos y  adaptables, serán aquellos que posean mayor capacidad de decisión y flexibilidad. Y no así los más grandes estructuralmente o más fuertes económicamente.

Por lo que ser transformativo e innovar en productos y servicios, lo mismo que en el modelo de negocio serán diferenciadores imprescindibles hoy, aún antes de finalizar la crisis sanitaria.

Qué  nos vamos a encontrar

Sin una bola de cristal pero sí, un gran expertise en el sector internacional, reconoce que tras este impasse global al que todos los sectores fueron sometidos debido a la cuarentena. Una de las primeras incertidumbres que se arrojará hacia el futuro próximo será saber qué tantos recursos van a destacar las empresas y sus corporativos en sus campañas de marketing, esto luego de redescubrir el uso, la utilización y el alcance de la tecnología.

Sobre este mismo punto pero como segunda variable, detalló que resultará también importante saber en qué porcentaje se dividirá dicha inversión de marketing, esto es: qué tanto se destinada al face to face dentro de los eventos y qué tanto a la parte virtual. Toda vez que antes de esta emergencia la inversión en la parte tecnológica dentro de los mismos era mínima o casi inexistente en una gran mayoría de eventos.

Asimismo, hizo hincapié en la realización de un mayor número de eventos pequeños, los cuales generarán un incremento en la  interacción y aceleración de eventos locales. En tanto que señaló un posible incremento en los presupuestos destinados a los bureaus (OCVs, CPTs, fideicomisos, etc.), por parte de los países y destinos que verán en este rubro un elemento que les ayudará a reestructurar y reactivar su industria turística, dada la estacionalidad que maneja la Industria de Reuniones, la inversión que genera y la cadena de valor que de ella depende.

En cuanto a la forma de trabajar por parte de los destinos, subrayó que este será el mejor de los escenarios para iniciar de forma, real, útil y concreta un trabajo asociativo y de alianzas entre sectores, empresas y países, donde el desarrollo de métricas y estudios en conjunto permitirá no solo reencontrar su mercado meta sino, la atracción de nuevos y diferentes eventos.

Crecer y cómo crecer, será la cuestión

Si bien este factor será determinante como empresa o segmento al volver a las actividades, pensar en un modelo escalable así como en uno responsable, con visión al interior y al exterior de la industria, siendo transformador, innovador y adaptable tanto a las nuevas políticas así como a una filosofía de buenas prácticas sociales y medioambientales, con un pensamiento a futuro enfocado al crecimiento y desarrollo de los colaboradores, será el objetivo a optimizar por parte de las empresas en esta reingeniería del segmento MICE.

Pues su implementación marcará no solo el diferenciador dentro de este nuevo proceso, sino de cada empresa especializada en el sector, de lo contrario, como bien destacó: “crecer por crecer, sin sentido y sin estructura, es el objetivo de una célula cancerígena”.

En cuanto a uno de los principales jugadores y representantes del sector. Los centros de convenciones, detalló que estos tendrán que redoblar su flexibilidad en su modelo de negocio (precios y negociaciones). Ya que muchos se volverán menos rentables  y se volverán coladeras de grandes fugas económicas.

En tanto, que otros (los más inteligentes) se volverán incubadoras de eventos propios al ir más allá de estos de los clásicos eventos corporativos o ferias registradas, tal es el caso de los eventos TED, los cuales son son charlas donde personajes reconocidos en ciertos sectores son invitados a compartir sus experiencias así como lo que más les apasiona.

Evitar puertas giratorias

Si bien hoy el análisis obliga a separar en cada sector el ruido de las señales, pensar en la integración de nuevos sectores, nuevos jugadores y nuevas habilidades (certificaciones) será un elemento que tendrá que incluirse en la industria, luego de que las ya reconocidas se volverán insuficientes.

Por lo que disminuir un poco la visión y opinión de esas constantes ‘vacas sagradas’ que se ven en cada evento, panel o mesa redonda –sostuvo-, obligará a generar argumentos de valor aún más sólidos para redefinir la industria en este nuevo rumbo que se verá obligada a tomar.

Finalmente recalcó que aún y cuando en la zona se ha podido consolidar una industria con recursos casi inexistentes en comparación a otros destinos de Europa o Estados Unidos.

Recordó que la industria en Latino América se ha forjado con la palabra crisis en todo este tiempo. Algo que seguramente le permitirá salir adelante primero de esta crisis ya que los países que hoy no cuentan con sus tradicionales y sustanciosos recursos, no saben qué hacer.

Pues “Latino América, cuenta con la creatividad, el valor y los ‘cojones’ para salir adelante”. Y donde la unión debe de ir más allá del discurso de siempre y de más de 20 años, ya que este es el momento de la acción y también para unión como región.