Compartir

Ante la crisis sanitaria de COVID-19, muchas empresas han implementado nuevas estrategias comerciales para salir avante de la pandemia; han diversificado operaciones o se han incorporado a la tendencia de la digitalización. No obstante, otras más se han visto en la necesidad de cerrar permanentemente, aportando sus plazas laborales perdidas a la cifra de desempleo nacional.

En el caso de la aerolínea mexicana Interjet, la estrategia para continuar surcando los cielos a pesar de la pandemia, consistió en una capitalización por 150 millones dólares, anunciada en julio pasado; y la cual estaría a cargo de un grupo de inversionistas encabezados por los empresarios Alejandro del Valle y Carlos Cabal Peniche, vía su Grupo Cabal.

Dicha capitalización habría permitido a la aerolínea mantenerse en operaciones, sin tener que recurrir a la eliminación de puestos laborales.

Sin embargo, los 150 millones de dólares con opción de crecerlos hasta 200 millones, no fueron ingresados, debido a que Hacienda habría tomado el capital directamente; para solventar importantes adeudos pendientes de pago.

Cabe señalar que durante este mes de noviembre, Grupo Cabal ya anunció el retiro de su inversión para Interjet. Más aún, Interjet todavía debe el pago salarial a muchos de sus trabajadores, quienes optaron por emprender una huelga el 20 de octubre pasado.

Sin embargo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ya analiza la posibilidad de ayudar a la aerolínea mexicana, para que esta no quiebre. La ayuda consistiría en encontrar un esquema para que Interjet pueda pagar la deuda que tiene con el gobierno, una que asciende a 2 mil 568 millones de pesos; de los cuales, mil 200 millones corresponden a deudas de pago de combustibles a Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA).