Compartir

La Jornada Nacional de la Sana Distancia continúa implementándose en México, impuesta del 22 de marzo al 19 de abril por el sector Salud del Gobierno Federal, debido a la actual pandemia mundial de COVID-19 que mantiene a casi la totalidad de la población mexicana resguardada en sus hogares.

En lo que respecta a la Industria de Reuniones, la asociación MPI Capítulo México comenzó por realizar webinars vía apps y redes sociales con el propósito de mantenerse activa con sus agremiados y con los profesionales del sector en los posible. Hoy, la medida del home office es necesaria para la contención de la propagación del Coronavirus en el país, por lo que la comunicación remota se ha intensificado entre los miembros de la industria.

Han sido diferentes los temas que se han abordado en los webinars de MPI Capítulo México, y uno de estos logró reunir a dos grandes personalidades para dialogar sobre la situación de esta crisis sanitaria y las repercusiones en el ramo turístico nacional: Enrique de la Madrid, Ex Secretario de Turismo de México (2015-2018); y José Ángel Córdova Villalobos, Ex Secretario de Salud de México (2006-2011) y quien, durante su gestión, solventó el brote de la Influenza A H1N1 en 2009. El encuentro fue moderado por el CEO de Allenamenti Speakers Bureau, Mauricio Candiani Galaz.

De inicio, el médico José Ángel Córdova brindó a la audiencia un breve contexto de lo que significa una pandemia global de gripe y sus consecuencias derivadas, como a Influenza Española que mató a 40 millones de personas, incluyendo a 500,000 mexicanos; y el SARS, la Influenza Aviar que en 2002 alertara al mundo.

Teniendo estos antecedentes, el Sector Salud de México siempre estuvo preparándose para una posible pandemia global, trabajando de cerca con Canadá y Estados Unidos, cuando el 23 de abril de 2009 se confirman las muertes de jóvenes mexicanos por un nuevo virus de influenza de origen animal, la gripe porcina (una variante de la misma cepa de la Influenza Española). No obstante, a diferencia de hoy, en aquel momento sí se contaba con un medicamento específico para contrarrestar los efectos del virus.

De acuerdo con José ángel Córdova, las acciones de prevención ante la propagación que actualmente se implementan en México, son producto de la experiencia vivida en 2009: el distanciamiento entre personas, la técnica de lavado de manos, el estornudo en etiqueta, el uso de geles a base de alcohol, el cierre de escuelas en el país, etc.

“Con esas acciones, además de que el medicamento resultara efectivo, el antiviral Oseltamivir, tuvimos la alegría de poder ver que los enfermos se estaban curando… fue un escenario que se corrigió con cierta rapidez, al cabo de tres semanas empezamos a ver el descenso de la curva y esto nos permitió, también para menguar el daño turístico, organizar una gran reunión mundial en Cancún para demostrar que ya no había riesgo. Contamos con la presencia de la directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y más de 60 ministros de salud de todo el orbe”.

En palabras de Córdova Villalobos, la pandemia de COVID-19 se da en circunstancias diferentes, a diferencia de 2009 en donde si vivió de principio a fin el brote. El hecho de que se originara en China y que se propagara por Europa, dio la oportunidad para observar el desarrollo del virus y la respuesta de las naciones afectadas, dando un mayor tiempo para planear la contingencia en México. Hoy, la única manera de frenar el crecimiento exponencial de contagio de Coronavirus es quedándose en casa, puesto que no se cuenta con ningún medicamento específico.

“Por eso es que hay que tratar que el crecimiento del número de casos se de progresivamente porque, cuando estos casos se agravan en la fase pandémica, la demanda de servicios en los hospitales crecerá también de manera importante, llegando a escenas de colapso como en Italia y España”.

Por su parte, el Ex Secretario de Turismo de México, Enrique de la Madrid Cordero, asintió con José Ángel Córdoba en que las medidas de contingencia deben ser acatadas por la población mexicana, el quedarse en casa y, de esta manera, espaciar en los posible la propagación del virus para que el sistema de salud no colapse durante la Fase 3 de la pandemia. Así también, aseveró que hoy es tiempo de invertir en hospitales y en los servicios de salud, puesto que primero se debe salvaguardar el bienestar físico de las personas para después pensar en salvar a la economía.

Exijamos a las autoridades, sobre todo al Gobierno Federal, para que apliquen los recursos públicos a lo que hoy es importante. Es mucho más importante aumentar la capacidad hospitalaria que seguir invirtiendo en una refinería; es mucho más importante comprar y fabricar respiradores que seguir con la construcción del Tren Maya

Están estimados 72,000 millones de pesos para la refinería y el tren. Si ese dinero se aplicara para un apoyo familiar de 3,000 pesos mensuales, alcanza para apoyar a 8 millones de familias durante 3 años… ese recurso es nuestro y hoy lo necesitamos para salvar la vida”, sentenció Enrique de la Madrid.

Asimismo, el ex secretario de turismo comentó que por sentido común el Gobierno Federal deberá apoyar tanto a los ciudadanos como a las empresas (como lo hacen los demás países afectados), y no solamente a la gente pobre, puesto que de nada servirá ayudar solo a la población de más escasos recursos si al final de la crisis no habrá empresas que provean de empleos, y más en México donde más del 90% son micros y pequeñas empresas, y el 57% de estas son informales, por lo que no hay condiciones para hacer frente a la presente situación.

De La Madrid también sostuvo que el Gobierno Federal debe tomar ciertas medidas como la de posponer la declaración de impuestos que está muy próxima, posponer los pagos del IMSS, de las afores, exigir programas de garantías líquidas para la banca de desarrollo y comercial para que haya prórrogas y reestructuraciones de adeudos; y un esquema de gobernanza local, en tanto que la Federación despierte.

Revisando las proyecciones de la empresa JP Morgan, se prevé que la economía mundial decrecerá en poco más del 7%, sin embargo, Enrique de la Madrid comentó que, de tomarse las medidas necesarias para ayudar a las empresas, en México se podría ver una economía decrecida por el 10%, partiendo de que en 2019 se inició con un crecimiento de 0%, y al estar compaginados con las finanzas de Estados Unidos, el problema se magnifica.

“Insistamos al Gobierno que actúe bien para la reasignación del gasto público, para eso se puede endeudar. Por otro lado, es el momento de los estados y de las ciudades, debemos generar mecanismos de gobernanza en donde nos asumamos corresponsables junto con los gobiernos municipales, los grupos empresariales, las asociaciones civiles y las universidades para estar todos los días tratando de atender estos temas y sobre todo de preocuparnos por los más necesitados”, puntualizó Enrique de la Madrid Cordero.

Con respecto a la pandemia, el ex secretario de salud pronostica que para finales de mayo y principios de junio se podrá ver un panorama más positivo en cuanto al progreso y eventual término de la crisis sanitaria en el país.