Compartir

Solo horas separan al Super Bowl LV de hacer historia en dentro de los anales de este deporte, tras una temporada atípica y en un contexto muy diferente desde la creación de la liga en 1920. Y es que sin duda la propagación del Covid-19, la cancelación de la pretemporada, los casos positivos en algunos jugadores y entrenadores, aunada a los juegos de temporada regular con poca o nula asistencia de aficionados han sido el común denominador de la presente temporada.

Pero dada la relevancia del domingo más importante del año a nivel deportivo y mercadológico, varios son los factores que se superponen a las vicisitudes ocurridas en esta temporada cuando más 120 países alrededor del mundo escuchen el silbatazo que de pie a la patada de Kick Off entre los anfitriones Bucaneros de Tampa Bay y los Jefes de Kansas City.

La sede

Con una asistencia de 22,000 aficionados de los 65,618 espectadores que alberga el Raymond James Stadium, y que puede ser expandible a 75,000. Para esta edición del Super Bowl, 7,500 entradas (30%) serán otorgadas gratuitamente a invitados especiales como médicos y enfermeros de Florida que se encuentran en la primera línea de batalla contra el coronavirus en el estado. Por lo que solo se vendieron 14,500 boletos, a un precio que iba desde los 5,950 hasta los 24,750 dólares inicialmente en taquilla. Y que hasta hace unas horas en reventa se encontraban hasta 40,000 dólares o más.

Con un espectáculo de medio tiempo que estará a cargo del cantante The Weeknd y Rosalía, mucha es la expectativa y las sorpresas que se esperan de este espectáculo mercadológico previo, durante y al final del partido, no solo por ver si Tom Brady a sus 43 años, ampliar su récord al disputar su décimo Super Bowl, para conquistar su 7° anillo de campeón. O bien a la estrella de Kansas City a sus 25 años, Patrick Mahomes. Para ver si podrá defender y refrendar su campeonato del año pasado, y emular en un bicampeonato no solo a Brady, en las ediciones de 2003 y 2004 con los Patriotas, sino colocarse a la parte de grandes Quarterbacks como las leyendas Bart Starr, Bob Griese, Terry Bradshaw, Joe Montana, Troy Aikman y John Elway, todos ellos ganadores de dos trofeos Vince Lombardi al hilo.

Rarezas

Asimismo, dentro de las múltiples sorpresas que se llevarán a cargo en el Super Domingo, está que el famoso confeti que se arroja al término del partido tendrá mensajes y tuits de apoyo y agradecimiento a todo el personal de salud.

 

Seguridad

En cuanto a la bioseguridad dentro del partido y el estadio, se encuentra que tanto los jugadores y como los miembros del staff de los equipos como del estadio, están obligados a practicarse dos pruebas diarias de Covid-19 previa al evento y que en caso de dar positivo estos no solo quedarán fuera del partido, sino que no podrá estar dentro del estadio. Por otra parte la marca de lentes Oakley Mouth Shield ha brindado a todos los jugadores una mica transparente para usar en los cascos y evitar así un posible contagio del virus.

En cuanto a la seguridad física dentro y fuera del estadio, Para el Super Bowl LV ha requerido la coordinación de seguridad de 70 agencias locales, estatales y federales, jugando este bajo condiciones de amenaza sin precedentes con una advertencia nacional de terrorismo nacional implementada luego del asedio al Capitolio de Estados Unidos.

Clasificándolo como un evento SEAR-1 por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados unidos, lo que significa que recibirá el más alto nivel de seguridad que incluye los equipos caninos de detección de explosivos, evaluaciones de riesgo cibernético y seguridad aérea entre otros.

Tecnología

En cuanto a innovaciones tecnológicas que año con año se presentan en este escenario, tanto la NFL como el Super Bowl LV, han desplegado sensores en los uniformes y utilería de los jugadores (casco, sholders, etc.) de los jugadores así como en el balón mismo de juego, de la mano del socio tecnológico de la liga, la empresa estadounidense Zebra Technologies.

Dichos sensores y dispositivos estarán colocados en todo el estadio, para poder obtener en tiempo real información con respecto a la fuerza, velocidad y trayectoria de los jugadores así como del el balón. Con detalles de este último como su rotación, fuerza y alcance para poder saber con un poco más de exactitud de los pases que los mariscales de campo, Brady y Mahomes lanzarán dentro del partido (verticales, cruzados, etc.) lo mismo que en caso de los receptores y corredores, su velocidad.

Finalmente y no por ello menos importante, esta final hará historia ya que Sarah Thomas, de 47 años, y que en 2015 fuera contratada de tiempo completo para arbitrar en la NFL, siendo esta su 6° temporada, será la primera  mujer en pitar el Super Bowl. A ella le acompañarán dentro de este relevante debut, la asistencia de las entrenadoras de Tampa Bay, Maral Javadifar entrenadora asistente de fuerza y acondicionamiento así como Lori Locus, entrenadora asistente de la línea defensiva, sin duda un paso hacia delante por parte de la liga.

Publicidad

Sin duda otro de los atractivos de este evento televisivo lo representan las marcas, películas y lanzamientos de marcas de todo tipo de industrias es por ello que para esta edición el segundo de anuncio tendrá un costo de 3,742,833 pesos  en tanto que en televisión nacional oscilará en 26,000 pesos el segundo.

Por lo que ya se esperan los comerciales de cantante Lenny Kravitz, la cantante country Dolly Parton, así como los anuncios de Budweiser que anima a vacunarse, General motors, Amazon, Logitech. En tanto que los que decidieron bajarse de esta tendencia de lanzamiento en el super domingo fueron Coca-cola, Ford, Hyunday y Facebook.

Sin más, hagan sus apuestas y a esperar cual de los dos equipos se alza con la victoria para hacer historia en una temperada atípica, compleja y llena de altibajos deportiva, económica y espectacularmente. QUE GANE EL MEJOR…. (KC).